miércoles, 18 de septiembre de 2013

ANTONIO DI BENEDETTO/ ESPEJISMOS

Sin boca
 
El loco se mira en el espejo y se saca la lengua. Piensa que el espejo se está burlando de él. Lo rompe.
Se arrepiente, a la hora de peinarse.
Sobre una mesa, fragmento a fragmento recompone el espejo, que queda casi completo.
El loco prueba a mirarse de nuevo y ve su rostro, pero no la boca (falta esa parte, que se pulverizó con el golpe).
Desde entonces, nunca más habla.


La seducción
El hombre logra en sueños lo que no logró despierto: seducir a una mujer carnal, perfumada y esquiva.
Lo despierta un golpe en las costillas: la esposa, que duerme con él, le ha hundido el codo en el costado.
Ha soñado que el marido se ha dejado seducir por una mujer carnal, perfumada y esquiva, a quien ella no conoce.


La duda
 
Lleno de soberbia, se dice que se encontrará a sí mismo, tal día, a tal hora, en tal lugar.
Cuando llega, comprueba que no está.
Desde entonces, duda que sea todopoderoso.


Crece…crece…
 
Le dije que no renunciara a su atractiva melena larga, que si se la cortaba sería mal augurio para lo nuestro.
Ella se la cortó.
Después murió y he soñado que volvía a mí con una cabellera aún más fascinante.
Escarbo en su tumba, donde lleva diez años. Extraigo el féretro y lo abro. Desborda una cabellera que no ha cesado de crecer.



 Reproche ético
 Cree haberse encontrado con su doble, que no es otra persona, sino él mismo, afuera.
Le encomienda las malas acciones, que el doble ejecuta sin mostrar descontento ni penoso esfuerzo.
Comprende que el otro no es un impostor, ya que ni siquiera es otro, sino su parte mala.
Sin embargo, tenaz en su inconformismo, sin hablarle le reprocha:
-Lo malo yo lo hago mejor.


La fidelidad
 
¿Quién podrá fiarse de las afirmaciones femeninas?
La sombra me promete: “Te soy fiel”. Y en cuanto no hay sol me abandona.



                                De: Cuentos completos








No hay comentarios:

Publicar un comentario