jueves, 19 de junio de 2014

ANA MARÍA SERRA/ CONSEJOS PARA UN DÍA DE LLUVIA


es indispensable que tu casa tenga un techo de chapa
así  -si tu oído no es muy fino-
podrás detectar con rapidez que afuera llueve
también es importante que haya un ventanal
que dé –con preferencia- a un jardín o parque

en su defecto
si vivís en la urbe tumultuosa
el paisaje que verás ya no será “paisaje”
aunque podrás gozarlo
si sabés abrir bien tus ojos y penetrar en el mojado panorama

cuando las gotas gordas
(esas que caen y se aplastan como pájaros heridos contra el techo)
dejan paso a las bailarinas de ballet –las finitas-
(monótona danza de ninfas a la hora de la siesta)
todo se habrá vuelto más brillante y colorido

y si un relámpago se cuela por entre el gris telón de la lluvia
los reflejos de las flores y las plantas
abrirán la puerta de tu fantasía
y formarás parte de la naturaleza

podrás mezclarte entre la gente que corre  guarecerse
con un paraguas floreado o con lunares
tal vez la gente te empuje o quiera meterse bajo tu resguardo

si no podés abrir el paraguas
o si un cordón de tus zapatillas se desató y te incita a la caída
eso ya  es otra historia.
























1 comentario:

  1. MUY ORIGINAL. ¿ES NUEVO? NUNCA LO HABÍA LEIDO. ME GUSTÓ

    ResponderEliminar